Los 3 primeros años de vida de un niño son fundamentales para el desarrollo del lenguaje. En esta etapa del cerebro está en pleno proceso de maduración; por lo tanto es un periodo clave para la adquisición de las habilidades comunicativas y del habla. Por eso; es importante que los padres apuesten por una estimulación temprana del lenguaje para garantizar su desarrollo óptimo.

Muchos estudios en neuropsicología y neuropediatria han demostrado que a los niños cuyos padres los han estimulado adecuadamente desde una edad temprana tienden a desarrollar un vocabulario más amplio y mejores habilidades comunicativas en contraste con los niños que no han sido estimulados previamente.

Muchos padres suelen angustiarse con la idea de que el niño pasa de la edad estimada para iniciar a decir sus primeras palabras y ésto aún no sucede.

Con algunos sencillos consejos los padres de familia pueden apoyar al niño a hacer su proceso más sencillo.

CONSEJOS PARA PADRES:

  • Darle espacio para la iniciativa: Este aspecto súper importante se refiere al no adelantarse cuando el niño intenta decir algo. Muchas veces por angustia y porque se piensa que se está ayudando más al niño; los padres o cuidadores tienden a nombrar el objeto que el niño señala o quiere indicar. Esto es un grave error pues con esta actitud se le omite la iniciativa que el niño puede tener y por el contrario aprende a que el padre siempre le entiende con solo señalar el objeto.
  • Respetar los silencios: los padres deben respetar los silencios del niño pues al hablar de manera permanente y sin parar; el niño no desarrolla los turnos de palabra y además se le puede crear ansiedad. Nunca se debe responder en su lugar.
  • Ajustar el lenguaje que se maneja en casa cuando se dirigen al niño: Las frases y las palabras que se eligen para hablar deben ser al comienzo cortas y sencillas.
  • Hacer correcciones indirectas: Las correcciones se deben hacer de manera directa y concreta y sobre todo por el nombre del objeto que el niño quiere decir. Los niños aprenden sus primeras palabras a su propio ritmo y por supuesto cada niño es diferente.
  • Valorar todos sus logros positivamente: tener expectativas a la medida del niño ayuda mucho y deja al niño ser más libre para desarrollar su propio ritmo de aprendizaje y adquisición del lenguaje.
  • Crear preguntas de elección: Durante las charlas con el niño o durante sus horas de juego se deben crear preguntas en las cuales el niño deba hacer elecciones; eso lo obliga a hablar. Un ejemplo de esto podría ser que elija entre dos tipos de juego (colorear animales o armar un rompecabezas )
  • Cantar: Las canciones infantiles son un excelente recurso al momento de ayudar al niño a iniciar sus primeras palabras. Los niños generalmente asocian las palabras de una mejor manera si se encuentran asociadas a un ritmo musical; además esto los divierte.
  • Adecuar el entorno del hogar: Tener un espacio para el juego libre y que el niño de rienda suelta a su imaginación es clave. El desarrollo de la psicomotricidad les ayuda a la adquisición del lenguaje.
  • Contarle cuentos: Esto es imprescindible. Al contar un cuento se está estableciendo un canal de comunicación directo con el niño al que el siempre responde. Cuando un niño intenta comunicarse y no obtiene respuesta; de inmediato disminuye su deseo de comunicarse con el mundo que lo rodea y por tanto va a tener dificultades para el desarrollo adecuado del lenguaje. Lo que lo impulsa a aprender a comunicarse es la idea de hablar con sus padres, cuidadores y familia en general.

Estimular el niño para el desarrollo y adquisición del lenguaje requiere de mucho trabajo pero vale la pena pues el lenguaje en sí enriquece la relación del niño con sus padres, amiguitos, educadores y su entorno en general.

Articulo elaborado por Esperanza Aguilar_ Logopeda y especialista en dificultades del lenguaje.