Los tics durante la infancia son un tema recurrente de consulta al pediatra o al psicólogo infantil. Estos trastornos del movimiento afectan a un 20% de los niños y es un temor grande entre los padres de familia.

Un tic nervioso puede aparecer de un momento para otro y así mismo desaparecer de un día a otro. Los tics son vocalizaciones o movimientos involuntarios de un grupo reducido de músculos, son de corta duración, son movimientos bruscos que se repiten con frecuencia y sin ninguna finalidad concreta; pueden manifestarse en cualquier lugar del cuerpo del niño.

El tic es un problema tanto interno como externo. Interno porque parte del propio niño que reacciona ante situaciones de tensión de forma exagerada y externo porque dependiendo de cómo reaccionen padres y cuidadores pueden agravar el problema o hacer que desaparezca.

Los tipos de tics se clasifican en motores y vocales:

  1. Tics motores: Guiños, parpadeos, muecas, levantamiento de hombros, sacudir la cabeza y los hay más complejos como saltar, tocar algún objeto o golpear.
  2. Tics Vocales: los vocales incluyen gruñir, inspirar, resoplar. Hay unos más complejos como el repetir palabras o frases (ecolalia) o en casos más graves repetir palabras obscenas (coprolalia)

CAUSAS DE LOS TICS NERVIOSOS:

Dentro de las causas más frecuentes se encuentran las orgánicas, genéticas y psicológicas.

  • Causas de origen orgánico: En este tipo de causas; puede que exista un exceso de dopamina en el cerebro del niño. La dopamina es un neurotransmisor; una sustancia química relacionada con las funciones motrices y las emociones.
  • Causas de origen genético: Como su nombre lo indica; en estos casos la condición viene dada desde los genes. Esta predeterminada a existir.
  • Causas psicológicas: Los factores ambientales y de aprendizaje del niño; son básicamente los causales más directos de los tics.

Los tics suelen agravarse por stress, ansiedad, fatiga e irritabilidad y aumentan en presencia de familia y amigos. Cuando el niño está inmerso en actividades que no le generan ansiedad los tics disminuyen y desaparecen en su totalidad cuando el niño duerme.

Cuando acudir al pediatra o a un profesional de la salud mental?

Entre las señales de alerta que pueden indicar a los padres consultar con el pediatra o con el psicólogo infantil estarían las siguientes:

  1. Cuando su nivel académico se ve afectado por los tics
  2. Cuando los tics interfieren en su relación con los amigos y familia
  3. Cuando los tics se acompañan de ecolalia o coprolalia
  4. Cuando se acompañan de tos persistente
  5. Cuando aumentan en intensidad
  6. Si lleva más de 1 año padeciéndolos

Los padres de familia y cuidadores se preocupan en cuanto aparecen tics en los niños; sin embargo existen algunas recomendaciones que se pueden tener en cuenta para ayudar al niño en su proceso de mejora; estas recomendaciones pueden ayudar al niño a lidiar con la ansiedad que le genera al momento de presentar el tic:

  • Comunicación padres- hijos: Se debe prestar especial atención a lo que el niño relata sin agobiarlo con preguntas
  • Reducir las actividades extracurriculares: El cumplir con demasiadas cosas al mismo tiempo puede agobiar al niño; al reducir numerosas actividades en las que el niño participa puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad; puede tener un espacio para jugar y descansar; por lo tanto los tics disminuyen.
  • Juego libre: el juego libre sin tensiones del medio social o escolar puede ayudar a reducir los síntomas
  • Un baño relajante cuando este muy tensionado ayuda bastante
  • Técnicas de relajación: enseñar técnicas de relajación como aprender a respirar adecuadamente, yoga, terapia ocupacional entre otros.

Antes de acudir al pediatra o diagnosticar al niño y etiquetarlo es importante valorar cómo empieza el tic, cómo se desarrolla y cómo termina. Los momentos del día en el que es más frecuente que aparezcan y cuánto tiempo duran. Se puede llevar un diario donde se registre la frecuencia de los tics, los lugares donde se presenta con mayor frecuencia, las personas presentes cuando se activa el tic etc. Esta información será de gran importancia para el profesional que lo evalúe y por ende ayuda a proporcionar un tratamiento más acertado.

Articulo elaborado por Sara Terres – Psicóloga infantil y psicopatóloga- Barcelona 2019