Los niños desde temprana edad permanentemente en un proceso de aprendizaje de muchas cosas y uno muy importante es el que tiene que ver con los comportamientos y conductas aceptables y los que no lo son. Una de las tareas más retadoras como padres es ir guiando.

LAS CONDUCTAS QUE NO SE DEBEN TOLERAR

 Hay muchas conductas que tienen los niños y que a veces se desaprueban, pero hay unas tantas que no se deben dejar pasar sin hacer el correctivo necesario por el bien del niño. A continuación se enumeran algunas de las más significativas:

  1. Tomar las cosas que no son suyas: Los padres deben ayudar al niño a entender que aunque haya cosas que les guste mucho no les pertenecen y por lo tanto no pueden tomarlas. Es indispensable que el padre ponga el correctivo puesto que esta conducta tiene mucho que ver con la honestidad, la honradez y el respeto.

Correctivo: Si los padres encuentran al niño con algún objeto que no le pertenece se debe además de hablar con el niño respecto al tema, hacer que lo devuelva; no siempre es fácil lograrlo pero es lo correcto.

  1. Burlarse de aquellos que son diferentes: Es normal que los niños pequeños pregunten cuando ven a otro niño distinto a ellos, pero no es aceptable que lo señalen, se burlen o hagan chistes al respecto. La labor del padre debe ir encaminada a ayudar al niño a entender que todas las personas son iguales y que todos deben ser respetados y aceptados tal cual y como son. Desarrollar la sensibilidad y la empatía hacia el otro, entender las diferencias individuales y aceptarlas. Básicamente ayudar al niño a desarrollar valores que los hagan convertirse en seres humanos de buen corazón.

Correctivo: Se hace necesario desde muy pequeños enseñarles la inclusión y la aceptación de aquellos que son diferentes haciéndoles ver lo mal que se puede sentir la otra persona. Las películas y los cuentos pueden ser de gran utilidad para trabajar estos temas.

  1. Molestar a otros sin ningún motivo: Es importante reconocer que los niños caen en conflictos con sus pares de manera constante por múltiples razones. Pero si un padre ve que el niño molesta o pega a otros niños sin ninguna razón; hay que preguntarse qué está sucediendo y actuar de manera inmediata.

Correctivo: Es importante siempre hablar con el niño y preguntar qué motivó esa conducta. Si sucede de manera continua; se hace necesario que el niño sea valorado por un especialista para que evalúe el porqué se están presentando comportamientos agresivos.

  1. Excluir: Si los padres se dan cuenta o se reporta del colegio que el niño está excluyendo a otro niño es importante frenar la situación lo antes posible y empezar a trabajar para desarrollar en el niño la conciencia, empatía y sensibilidad.

Correctivo: Pedir al niño que se integre con el compañero excluido y asegurarse de que esta situación no se vuelva a presentar.

  1. Golpear o faltar al respeto a los padres o a alguna figura de autoridad: Hay niños que son muy temperamentales y explosivos, pero la falta de respeto a una figura de autoridad es algo que nunca se debe pasar por alto y si se comienza a presentar se debe trabajar cuanto antes al respecto.

Correctivo: El correctivo depende del evento, de su intensidad y de la edad del niño. Es indispensable esperar a que este tranquilo para hablar con él y analizar la situación con calma, darle estrategias para manejar su enojo. Algunas ideas sobre las cuales se puede trabajar es tomarse un tiempo fuera, respirar, expresar como se siente, etc. Lo importante consiste en hacerle ver al niño la gravedad del asunto acontecido para que aprenda a autorregularse para una próxima vez y así tener reacciones menos intensas.

  1. Conductas que tienen que ver con su imagen corporal: Comer con la boca abierta, toser sin taparse la boca, lamer la ropa, meter los dedos continuamente en la nariz, son conductas que no hacen daño a los demás pero de forma consistente traen consigo rechazo que eventualmente puede convertirse en una situación difícil de sobrellevar y deben tomarse correctivos lo más pronto posible.

Correctivo: Primero los padres deben descubrir que puede estar ocasionando este tipo de comportamientos en el niño; puede ser un problema de ansiedad que no se ha manejado y en ese caso se debe buscar ayuda. Se debe hacer consiente al niño del impacto negativo que generan estas conductas en los demás ayudándole a entender por qué y sus posibles consecuencias.

Es importante que los padres tengan en cuenta que muchas de las conductas que pueden estar evidenciando los niños pueden ser modeladas de los mismos padres y de su entorno familiar; así que como padres deben imponer el ejemplo.

Articulo elaborado por Gabriela Matienzo- Psicóloga infantil para el sitio web Guía infantil. Febrero de 2019